La plaza del Diamante (La plaça del Diamant), Mercè Rodoreda: resumen por capítulos

NOTA ACLARATORIA: La novela está contada en primera persona en boca de Natalia, que es además la protagonista. Sin embargo el resumen está realizado en tercera persona, con la palabra de un narrador omnisciente, pero desde la misma visión que Natalia, evidentemente.

Resumen

Capítulo 1

Natalia estaba trabajando en la pastelería cuando vino su amiga Julieta, vestida toda de blanco, animándola a que fuera a bailar a la plaza del Diamante. Habría sorteo de cafeteras y de un ramo. Finalmente, Natalia se dejó llevar. En la plaza estaban los músicos y había unas guirnaldas de colores encima. Natalia se acuerda de su madre, fallecida hace años, y de su padre, que se ha casado con otra. Siente que una cinta del vestido le aprieta con dolor la cintura. De pronto se le acerca un muchacho, con ojos de mono, para invitarla a bailar, pero ella pone cono excusa que no sabe y que tiene novio además. Al final, y en el ambiente de regocijo del baile, acepta. Baila, y se acuerda de su madre, de su padre, de su cintura, y de su novio, que es cocinero. Da igual, dice el muchacho, le asegura que en un año serán matrimonio. Acabada la musica ya, Natalia echa a correr, pero el chico va detras de ella, no la llama Natalia sino Colometa (Palomita en catalán), hasta que la maldita cinta que le aprieta se rompe y las enaguas se van al suelo. El muchacho, de nombre Quimet, recordara años despues este suceso.

Capítulo 2

Natalia había quedado con Quimet jungo al parque Güell. Un niño pasó con armas de juguete, y un joven desde una ventana invitó a Natalia a echar la siesta con él. Se esconde, avergonzada, y también preocupada, pues es la primera vez que queda con Quimet, que llega una hora tarde. Natalia no le dice nada, es la primera vez. Entran al parque Güell, se sientan  en un banco. Natalia quiere decirle a Quimet que ha roto con Pere, el novio con el que estaba comprometida, piensa que ha actuado mal con Pere. Mientras Quimet la sermonea diciendo que cuando estñen casados, debe estar de acuerdo en todo con él. Porque, según dice, él sabe, y ella no. Y además saca a relucir, una y otra vez, a una tal pobre María. Ha empezado a buscar piso, y como es ebanista, hará unos muebles extraordinarios. Habla y habla, y mientras avanza el atardecer. Se besan, y luego más ... Hasta que cierran el parque y salen a las calles, quiere Natalia decirle lo de Pere, pero al final nada. Dan vueltas por las calles. Se hace de noche.

Capítulo 3

Un  día Quimet pilló por sopresa en una esquina a Natalia y le espetó que no trabajara más en la pastelería, que había visto desde fuera como el dueño le miraba el trasero. Era presa de un tremendo ataque de celos, injustificado además, porque Natalia aseguraba que el hombre solo se ocupaba de su negocio. Natalioa le amenazó con llamar a un guardia, sintió haber roto con Pere, que era mas bueno que el pan, y estuvo tres semanas sin verle, enfadada. Luego apareció mas suave que la seda, que si la pobre María otra vez, y pasearon, vieron escaparates donde Quimet le dijo que le compraría cosas. Le presentó a su madre, con la que no vivía por llevarse mal. La madre vivía sola en una casa llena de lazos, lazo aquí y lazo allá. Natalia habló con ella, que le gustaba el trabajo  de pastelera, sobre todo hacer lazos. Antes de irse, le regaló a Natalia unos rosarios. Quimet mostró bastante indiferencia, era un mero trámite. A la salida, dijo a Natalia que se compraría una moto, para recorrer el país con ella. Se encontraron con Cintet, amigo de Quimet. Cintet le informó de un piso en venta que conocía. Tras describirselo, Quimet le pidió que no lo dejara escapar. Y a ver si sabía de una moto, a través del garage de su tío. Cosas de hombres, de las que Natalia no entendía. Su madre nunca le habló de los hombres. De hecho, sus padres nunca se hablaban y vivían ajenos el uno al otro, y así creció Natalia. Fue a casa y guardó los rosarios.

Capítulo 4

Natalia estuvo hablando con Enriqueta, vendedora de comida en la calle, en la galería de su casa. Vió con buenos ojos que se casase. Era una mujer muy limpia y bien vestida. Le dijo que el Quimet le convenía más, tenñia negocio y parecía más espabilado que Pere. Fue con ella a comprarse la tela del vestido de novia.

Fue con Quimet al pìso. Estaba abandonado, había cucarachas. Quimet quería cocina nueva y decidió los papeles pintados. El domingo fueron otra vez, con Cintet y Mateu, a empezar la obra y quitar el papel viejo. Pero Quimet se escabulló al rato, Cintet le avisó a Natalia de que era un vago. Y así fue. No apareció hasta tarde, con una excusa barata.

A los dias, empezó otra vez con los celos hacia el pastelero. Y luego con que la había visto con Pere en la calle, lo cual era mentira, pero insistió tanto, que al fina Natalia aceptó pedirle perdón y llegó a creer que era cierto.

Fueron un domingo al piso, y el Quimet apareció de nuevo al final. Acabaron la cocina y Quimet abrazó a Mateu por el favor.  Fueron todos juntos a comer. Hablaron del anillo de boda, Mateu lo podía conseguir barato.

Capítulo 5

EN PROGRESO

Personajes

  • Natalia
  • Quimet
  • Julieta
  • Cintet
  • Enriqueta
  • Mateu